IBSN: Internet Blog Serial Number 1008-1009-0-6

miércoles, 3 de octubre de 2012

¿Un museo subversivo?

Fuente: El Universal
Por: Dubraska Falcón y Ángel Ricardo Gómez.

El Museo Nacional de Arquitectura abrió sus puertas tras seis años de construcción.


imageRotate
Imagen Cortesía de: El Universal


Tras seis años de espera y una inversión que superó los 20 millones de bolívares, el lunes fue inaugurado el primer museo de los ocho que decretó en 2006, el entonces ministro de Cultura, Francisco "Farruco" Sesto. "Farruco aquí está el museo (...) que va hacer un testimonio de lo que realmente es importante", dijo el director del Museo Nacional de Arquitectura (Musarq) Juan Pedro Posani.

Ubicado en la avenida Bolívar de Caracas, entre la avenida Sur 9 y Este 8, el Musarq abrió sus puertas, luego de generar una gran discusión por las características de la edificación, para retratar la Gran Misión Vivienda Venezuela a través de la muestra La vivienda en Venezuela: hoy y mañana, bajo la museografía del Premio Nacional de Arquitectura 2010-2012, Domingo Álvarez, y del artista Daniel Hernández.

Aunque ayer faltaba aún la instalación del sistema de aire acondicionado y el ascensor, los tres pisos de la institución mostraban en pendones, maquetas, fotografías y planos, los proyectos de la Misión Vivienda, que según un contador que está en el museo ha construido, hasta el lunes 253.601 viviendas.

"Este es un centro de subversión", afirmó Sesto, ahora ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de Caracas. "Vamos a subvertir el orden urbano, lo que no han podido o no han querido las facultades de arquitectura ni de urbanismo, lo vamos hacer aquí: discutir la realidad. El museo se inaugura con una gran exposición acerca de la Misión Vivienda que va a cambiar la historia", dijo.

La declaración inquietó a arquitectos como Guillermo Barrios, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela. "Habría que pedirle a Sesto una explicación sobre lo que entiende como 'subversivo', porque yo lo entiendo en el sentido contrario y no con un museo que surge como medio para exaltar la obra de Gobierno. Está plegado al poder", comentó.

A pesar de sus observaciones al edificio sede del Musarq, Barrios celebra la construcción de nuevos servicios y medios de convocatoria social para desarrollar el debate y el disenso.

"Tenemos nuestra crítica -porque ejercemos el derecho a la libre expresión- y es que un proyecto de esa envergadura debió hacerse por convocatoria pública y no atribuirse a un funcionario público (Posani)".

Por su parte, María Isabel Peña, directora del Instituto de Urbanismo de la UCV, negó que en la academia se menosprecie el tema de la Misión Vivienda; "todo lo contrario". "Hemos dicho, por ejemplo, que el desarrollo habitacional de la avenida Libertador está bien, pero diseñar 913 viviendas sin los servicios conexos (agua, electricidad, drenaje, transporte, estacionamientos, ambulatorios, bibliotecas) es un error".

Peña cuestiona el modelo constructivo: "No puede diseñarse todo como una misma pieza, no todas las ventanas pueden ser iguales (una sala y una cocina no pueden tener el mismo tipo de ventana); las plantas bajas no pueden ser ciegas... En unos años, todas esas viviendas van a ser modificadas, colocarán toldos, rejas, usos distintos en el último piso".

Sobre el Musarq, la arquitecta dice: "Ese museo, que debería ser un ejemplo no lo es: en principio, ocupa un espacio que históricamente estuvo vacío y destinado a ser plaza. Además, arquitectónicamente deja mucho que desear, es muy pobre".

Si Barrios celebra el museo como espacio de debate, Peña considera que en la actual circunstancia histórica que vive el país, es innecesaria una edificación como esta. "Es como el Mausoleo del Libertador, algo que no necesita el país, una obra faraónica y pobre de pensamiento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada