IBSN: Internet Blog Serial Number 1008-1009-0-6

lunes, 1 de agosto de 2011

Hay un gran malestar entre los trabajadores del sector cultural.

Publicado en: El Nacional
Fuente: EntornoInteligente


Teatro Teresa Carreño
Imagen de: lacolumnadepapel.blogspot.com




Tan pronto los visitantes del Teatro Teresa Carreño se bajan del carro, escuchan la música de Alí Primera y notan que algo pasa. Según van avanzando, las pancartas en las que se exige un aumento salarial confirman que se trata de un conflicto sindical, el mismo que causó el paro de 24 horas al que se atribuye la cancelación del concierto de Jorge Celedón el pasado 17 de julio. Dentro de una de las oficinas del sótano está Luis Borges, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Fundación Teatro Teresa Carreño, que considera que lo que allí ocurre podría paralizar a buena parte del sector cultural. 
 --¿Habrá una nueva huelga en el Teatro Teresa Carreño? --No es lo que deseamos, pero es posible. En 2007, Sutrafunteca denunció la violación de 14 cláusulas de la convención colectiva vigente. Introdujimos un pliego conflictivo ante el Ministerio del Trabajo, pero aún está pendiente el cumplimiento de las cláusulas de higiene y seguridad industrial, evaluación de personal, estabilidad laboral y el servicio de HCM, entre otras. Estamos en asamblea permanente puesto que este pliego conflictivo aún no se ha cerrado. Además, desde 2008 no recibimos aumento salarial. En ese período ha habido inflación; ha desmejorado nuestro poder adquisitivo. En octubre del año pasado entraron nuevas autoridades a la fundación; incluso, el ahora ex ministro de Cultura Francisco Sesto fue presidente encargado. Ellos modificaron los estatutos y nos desmejoraron. Si no encontramos respuestas positivas recurriremos a la protesta y a la paralización, que son derechos legítimos. Este pliego conflictivo ya pasó por las 120 horas, la discusión ha sido interminable.
 --¿Qué falló durante la pasada gestión de Francisco Sesto y qué no funciona con la actual, de Alice Dotta? --Ellos tomaron la decisión de reorganizar a los trabajadores como empleados de confianza, de dirección y de base, violando la convención colectiva y afectando incluso la estabilidad. Empezaron a considerar que la estabilidad sólo la tenían los trabajadores de base. La institución no honró la evaluación de personal del año pasado, ni la de "La función de Celedón jamás se suspendió por culpa de los trabajadores, incluso montamos todo el aparataje técnico solicitado para esa noche" este año; no han entregado la dotación de uniformes; el servicio de Hospitalización, Cirugía y Maternidad ahora no lo contrata la fundación, sino el Ministerio de Cultura, sin observar las condiciones. Ahora el trabajador está limitado a enfermarse o a asistir al servicio médico diez veces nada más. Si va una más pierde el HCM. La entrega de medicinas resultó fallida y no respetó la lista de clínicas que se había acordado previamente. 


Protestas en el Teatro Teresa Carreño
Imagen de: Reportero24


--¿Cuán lejos están dispuestos a llevar la protesta? --Estamos alertando que existe un gran malestar entre los trabajadores del sector cultural, de la Orquesta Filarmónica Nacional ­que han denunciado desmejoras en sus condiciones laborales­, la Fundación Celarg, la Fundación Casa del Artista y la Fundación Museos Nacionales. En esta última, en la que hacen vida los trabajadores de los diversos museos, se vive una situación similar a la del Teatro Teresa Carreño. Están tratando de implementar un plan de igualación que viola los derechos previamente acordados. Están dejando a las organizaciones sindicales fuera de las discusiones de ese plan. Violan los convenios internacionales de participación de la organización sindical. Los sindicatos de estas instituciones han propuesto que, de darse en el Teatro Teresa Carreño una nueva huelga, va a haber entonces huelgas solidarias, porque es un problema que nos atañe a todos. 
--¿Cómo conciliarán la protesta con la programación? --Respetamos al público, que lamentablemente se ve afectado. La vez que hicimos la paralización de las 24 horas ­que fue notificada con antelación ante el Ministerio del Trabajo­ fue con la intención de hacer un llamado al cumplimiento. La función de Celedón jamás se suspendió por culpa de los trabajadores, incluso montamos todo el aparataje técnico solicitado para esa noche. Pero en la tarde el productor del espectáculo decidió cancelarlo; alegaba que se sentía inseguro. Esa es ya una cuestión de apreciación. La fundación sacó un comunicado diciendo que el concierto se había suspendido porque un grupito de trabajadores habían paralizado la función. Habría que preguntarse entonces cómo es que una institución se deja paralizar por un grupito. Esa es una contradicción. Respecto a esa función, averiguamos y resulta ser que Celedón había vendido apenas 700 entradas. Le dieron una fecha hace poco, el 21 de julio, y volvió a cancelar porque no vendió. Esa es ya una cuestión entre el público y el artista. No sé qué pasará ahí, porque Jorge Celedón es un buen artista. No hemos paralizado las actividades hasta el punto de que se vea afectada una determinada obra prevista en la programación, pero si la situación no se soluciona haremos una huelga extendida que obviamente sí va a paralizar los espectáculos. Denunciamos que hay una práctica antisindical por parte de la institución, que contrata personal externo para que ocupen las plazas de los trabajadores que ejercemos el derecho a huelga. Eso es ilegal. No pueden contratar esquiroles. Ellos mal pueden hacerse llamar institución revolucionaria si los principios de igualdad, equidad y justicia no se cumplen. 
--¿Cuánto ganan los trabajadores técnicos? --Aquí están solapados los cinco primero escalafones, que actualmente ganan salario mínimo. Por el plan de igualación, hay jefes que ganan menos que sus supervisados. Eso no es normal. El técnico que monta las luces gana 1.750 bolívares; el jefe, 1.407. ¿En qué cabeza cabe que te vas a mantener con eso? Además, según la teoría de esta gente el jefe no tiene derecho a cobrar horas extras; 4 jefes se han jubilado, pero nadie ha querido ser ascendido a los puestos que ellos dejaron vacantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada