IBSN: Internet Blog Serial Number 1008-1009-0-6

jueves, 19 de julio de 2012

La trama del Matisse aún no termina

Fuente: EL UNIVERSAL
Por: DUBRASKA FALCÓN
jueves 19 de julio de 2012 12:00 AM

El Museo de Arte Contemporáneo confirmó en 2002 que la pieza, adquirida por Sofía Imber en Nueva York, había sido robada ARCHIVo
Un experto de la Fundación Matisse, ubicada en París, será el encargado de certificar la autenticidad de la obra Odalisca con pantalón rojo, del pintor Henri Matisse (1869-1954), que hallaron ayer agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en una habitación del Loews Hotel en Miami Beach.


La pieza, cuyo robo fue confirmado por el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC) en 2002, fue recuperada luego de que una pareja tratara de vendérsela a unos agentes encubiertos del FBI por 1,5 millones de dólares, según informó el Canal 10 de Miami.


"Hasta ahora (ayer en la tarde), el FBI no nos ha enviado una confirmación oficial sobre el caso", asegura Raúl Grioni, presidente del Instituto del Patrimonio Cultural (IPC).


"Ya hemos conversado con ellos y con el personal de la Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal) que internacionalmente lleva el caso. Estamos en contacto con los fiscales venezolanos que llevan el caso. Por ahora hemos hecho las gestiones que están a nuestro alcance. Pero debemos esperar la confirmación del FBI", dice Grioni aunque James Marshall, portavoz del FBI en Miami afirmó ayer a la agencia Afp que, por los momentos, no puede "confirmar ni negar la información".


Cuando la Oficina Federal de Investigaciones confirme el caso, el IPC tendrá que seguir los protocolos que establezca la Interpol para proceder a repatriar el cuadro valorado en tres millones de dólares.


"La Cancillería y la Fiscalía se encargarán de algunas gestiones sobre la repatriación. Pero no podemos actuar hasta tener la certeza del caso", afirma Grioni acerca del cuadro que Sofía Imber le compró a la Galería Marlborough Gallery de Nueva York, en 1981, por 480.000 dólares.


"Yo lo compré por un precio ridículo", recuerda Imber, quien dirigió hasta 2001 el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. "Sin embargo, eso era mucho para nosotros. Pero era una obra tan hermosa, así que conseguimos el dinero. El cuadro vino al museo junto con otras obras importantes. Por piezas como esa, el museo se convirtió en el más importante de América Latina", apunta.


Las sospechas sobre la sustracción del cuadro surgieron luego de que el galerista venezolano Genaro Ambrosino, radicado en Miami, informara por correo electrónico a varias personas que estaban vendiendo el lienzo en el mercado.


Pero fue en 2002 cuando la entonces directora del Museo de Arte Contemporáneo, Rita Salvestrini, anunció oficialmente que la obra Odalisca con pantalón rojo que reposaba en la bóveda de la institución era una copia de mala factura.


Desde entonces nadie pudo explicar con exactitud cuándo había sido reemplazada la obra ni quiénes pudieron ser los autores del robo. "Lo que sucede en Venezuela de verdad no me sorprende. Nunca se acabarán las especulaciones sobre la desaparición. Pero esta es una gran noticia para el mundo del arte. No hay palabra en el diccionario que describa mi alegría por su recuperación. ¡Me gustaría volver a verla!", confiesa Sofía Imber.


Durante estos años, agentes de la Interpol, el FBI y de las policías de Venezuela, España, Gran Bretaña y Francia habían intentado dar con la pieza de Matisse sin obtener ninguna señal de su paradero... hasta hoy.


La última vez que el Estado venezolano se abocó a la investigación del caso fue el pasado 14 de enero de 2010. Ese día el Ministerio de la Cultura publicó una providencia en la Gaceta Oficial número 39.346 solicitando las responsabilidades administrativas por la desaparición de la obra.


En ese entonces, la solicitud llegaba salpicada de varios factores. Primero, por la ola de comentarios que arrojó la publicación del libro El rapto de la Odalisca de Marianela Balbi. La investigación periodística dejó por sentado que la desaparición del Matisse se realizó entre diciembre de 1999 y finales de septiembre de 2000, cuando Sofía Imber dirigía el museo. Y segundo, por los rumores que aseguraban en ese momento que en el allanamiento a la residencia del banquero Pedro Torres Ciliberto se encontró un cuadro de dudosa procedencia, que podría pertenecer al MACC.


"El Ministerio de Cultura publicó una resolución afirmando que lo iban a buscar y nunca hicieron nada. Celebro el hallazgo porque va a retornar al patrimonio nacional una obra importante", exclama Balbi. "La última información que manejé arrojaba que el cuadro lo intentaron vender en Miami. De ahí salió a Francia en donde un experto de Matisse confirmó que era la pieza real y que el museo tenía una falsificación. Luego, regresó a las manos de un coleccionista en Miami. Por lo general, las obras robadas las dejan enfriar siempre antes de venderlas", apunta Balbi.


Para la consultora de Sotheby's en Caracas, Diana Boccardo, aún hoy existen personas que compran obras sin asesorarse. "Jamás se compra un cuadro así. Pueden ser descubiertos, como ahora. Una vez que la Fundación Matisse confirme la autenticidad del cuadro tienen que devolverlo a Venezuela y a la Fundación Museos Nacionales. Claro, tienen que identificar a los responsables del robo", asegura.


"De ser cierto, sería un día glorioso para el país", afirma la presidenta de la Fundación Museos Nacionales, Vivian Rivas. "Apenas nos enteramos por los medios nos comunicamos con el IPC, que se encargara de todas las gestiones. Ahora que estamos discutiendo las políticas de adquisiciones en el encuentro de 120 directores de museos, nos damos cuenta que tenemos que asumir la responsabilidad de custodiar el patrimonio. Esto es un problema de Estado", remata Rivas.


Por ahora, el Museo de Arte Contemporáneo aguarda para colgar nuevamente en sus paredes a su Matisse.

2 comentarios:

  1. Es increíble leer la declaración de Vivian Rivas: "nos damos cuenta que tenemos que asumir la responsabilidad de custodiar el patrimonio. Esto es un problema de Estado..." ¡nos damos cuenta! ¿ella no sabía que custodiar el patrimonio es responsabilidad del Estado? entonces ¿para qué son los museos? ¿para montar talleres y verbenas como lo hacen ahora?...

    ResponderEliminar
  2. Esa es una de las ideas fundamentales de este espacio, la divulgación de los problemas que atañen al quehacer patrimonial y cultural. Es lamentable que ocurran estas cosas. No obstante también me causa alegría que existamos críticos de nuestro propio patrimonio, y que entendemos el valor que para los venezolanos debería representar. Un gran saludo.

    ResponderEliminar