IBSN: Internet Blog Serial Number 1008-1009-0-6

martes, 18 de enero de 2011

Elsa Pericchi, curadora de arte "Los museos estrangulan a su personal"

DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL lunes 6 de diciembre de 2010
 
"Estamos presenciando el aislamiento de los artistas venezolanos".
 Elsa Pericchi no lo duda. Ni siquiera lo piensa dos veces: los museos venezolanos cierran el año 2010 con un balance negativo. Las razones son diversas y no cambian: pocas exposiciones durante el año, escaso presupuesto, falta de mantenimiento de la infraestructura, trato injusto al personal y más han sido factores determinantes para que las instituciones culturales cierren en rojo.

"Los museos tienen demasiado tiempo sin cerrar con balance positivo. La fortaleza es que aún hay un personal que está haciendo un esfuerzo. No cuentan con un presupuesto y aún así se esfuerzan en mantener las instituciones. Pero si la cabeza (el Ministerio de Cultura) no los ayuda, se pueden perder. Ojalá recapaciten y puedan recuperar ese bagaje profesional y los tomen en cuenta en las decisiones. Pero no veo un balance positivo. Estoy preocupada por el patrimonio de la nación... estoy muy preocupada", asegura Pericchi, curadora de la Galería Freites, ubicada en Las Mercedes.

-¿Cómo evalúa la situación que han vivido los museos durante el 2010?

-Los ciudadanos están observando que el Estado no cuenta con una política cultural coherente. Eso se aprecia con la poca asistencia del público a las instituciones culturales. Los museos están estrangulando a su personal. Un personal que ha estado trabajando muchos años en esas áreas. Pensamos que están haciendo un esfuerzo sobrehumano. Todo esto aunado al poco presupuesto y a las políticas poco definidas los está estrangulando. Los empleados no pueden hacer nada si la cabeza, es decir, el Ministerio de la Cultura, no tiene una política coherente. Todo eso se pierde.

-Pero el hecho de no tener una política coherente, como usted lo afirma, se puede tomar como una política cultural...

- Obviamente. Los museos contienen el patrimonio cultural. Contienen la inversión de todos los venezolanos. Si no lo cuidamos, lo vamos a perder. Si por ejemplo, con la cantidad de lluvia que ha caído en Venezuela en estas semanas no se goza de una política coherente, la conservación y el mantenimiento de ese patrimonio cultural se puede perder. También puede suceder que perdamos piezas como la que desapareció en el Museo de Arte Contemporáneo -se refiere a La Odalisca con pantalón rojo, de Henri Matisse-. Eso es más que suficiente para saber que al no tener una política coherente podemos perder esos espacios.

-¿Y esos espacios vacíos los están llenando las galerías?

-Se están surtiendo esos espacios. En la Galerías Freites nos planteamos atacar varios segmentos. Decidimos atender las necesidades del público. El punto de enlace ha sido la preservación de la Historia del arte venezolano, hecho que deberían de atacar los museos. Hemos tenido exposiciones antológicas en la galería, como la de Francisco Narváez. Fue realizada con obra de la colección que no tuvo intereses comerciales. También realizamos la de Armando Barrios. Todo lo que teníamos en sala eran obras de colecciones privadas. Tenemos una intensión didáctica.

-¿Por qué una galería que conceptualmente se basa en el comercio toma la decisión de preservar la Historia del arte venezolano?

-El público lo estaba pidiendo. Reflexionamos y estudiamos la situación actual. Nos planteamos muy seriamente hacer una programación diferente. Basarnos en la parte didáctica y en la parte internacional para apoyar a los artistas venezolanos. Estamos presenciando el aislamiento de los artistas venezolanos. Y nosotros queremos contribuir a que el panorama cambie. Desde hace varios años estamos trabajando en apoyar a los artista de la galería y a aquellos que no sean de la galería. Es una consecuencia del enlace que estamos haciendo con la parte internacional con exposiciones. Nos hemos interesado en invitar a personalidades del mundo de las artes para establecer convenios e intercambio. Este año tuvimos a Gloria Zea, directora del Museo de Arte Moderno de Colombia, y a Consuelo Ciscar, del Institut Valencià d'Art Modern. Tuvimos buenos resultados con el fin de promover a los artistas venezolanos. Ellos cada día están saliendo menos.

-¿Las galerías están asumiendo la promoción del arte que no les corresponde?
-Tradicionalmente no ha sido así. Pienso que esto será una nueva política de la Galería Freites, pues hemos realizado exposiciones de carácter museístico como la gran exposición de Baltasar Lobo. Esa exposición se la llevará para Valencia, España, Consuelo Ciscar en febrero del 2011. Para allá también irán Jacobo Borges y Rolando Peña.

-¿Pero la proyección de los artistas no comienza a partir del apoyo de los museos?
-Por supuesto. Eso lo haría el gobierno de cualquier país. Pero en vista de lo que está sucediendo, nosotros tenemos que seguir trabajando. Nos dimos cuenta de la gran necesidad que había. Obviamente la visión de una galería es comercial. Pero como dice Umberto Eco: 'Las personas van cambiando sus estados mentales'.

-¿Los artistas se sienten desamparados por la política gubernamental?
-Claro. Incluso, desde las escuelas de arte. Cuando estudiaba en la Armando Reverón recuerdo que se hacían acuerdos con escuelas de otros países. Yo no estoy viendo eso últimamente. Si no tienes apoyo, ¿cómo haces? Nuestros artistas jóvenes no están viajando. Lo importante de viajar para un creador está en el hecho de ver diferentes modos de vida. Narváez salió a ver mundo y con él se abrió la contemporaneidad de la escultura en Venezuela. Jacobo Borges, Alirio Palacios, el "Indio" Guerra ganaron premios muy jóvenes, y tuvieron la oportunidad de viajar. Los apoyaron y se convirtieron en los mejores.

-¿Ubicar en una misma bóveda el Patrimonio de la Nación es un riesgo?

-Te voy a dar un ejemplo: cuando grandes personalidades como presidentes o reyes tienen que viajar lo hacen en aviones distintos para prevenir cualquier inconveniente. Entonces, ¿cómo es posible que se piense ubicar la riqueza de nuestro patrimonio en un solo lugar? ¿Si hay un incendio perdemos todo el patrimonio? Son como lingotes de oro. Nuestras principales fallas están en no buscar a los verdaderos asesores o profesionales. Esto serviría si tuviéramos a los mejores ocupándose. Esa idea es terrible, ni siquiera se debe pensar. Eso, mi querido Watson, es elemental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada